La violencia política hacia Eva Copa

1 de agosto de 2020

El daño causado a la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, por la exposición violenta de su imagen en redes sociales, reafirma que el único objetivo de la violencia machista es disciplinar el comportamiento de las mujeres que elevan su voz ante lo establecido.

La exposición de un aspecto de la vida privada de cualquier persona sin su consentimiento es violencia. Lo es en Bolivia y en cualquier parte del mundo. Pero no hablamos de una violencia generalizada cuando esa violencia se ejerce hacia una mujer que ocupa un rol político.

“Exijo al Ministerio de Gobierno una minuciosa investigación para dar con el o los responsables de una publicación que circuló en redes sociales y que mella mi honor y dignidad personal. Acudiré a instancias nacionales e internacionales hasta que esta cobarde acción sea sancionada”, sostuvo la senadora del Movimiento Al Socialismo (MAS) en su cuenta de Twitter.

Copa viene siendo el blanco de incansables agresiones vulgares y opiniones sobre su vida privada que poco tienen que ver con su rol político. El trasfondo de todo esto es justamente atentar contra su ideología y su militancia política.

“La violencia política hacia las mujeres nace en el patriarcado, porque a este le molesta e indigna que una mujer tenga poder, es entonces que ejerce, aplaude o normaliza diferentes tipos de violencia, para lograr que esa mujer renuncie o bien para que no acceda a cargos de liderazgo y poder, pero sobre todo para que sus decisiones no sean tomadas con seriedad, ni respeto”, sostuvo el Colectivo Wiphala en una nota al respecto.

¿Es casual que se ataque e intente denigrar la integridad de una referenta del Movimiento al Socialismo en este contexto particular que atraviesa Bolivia? La respuesta es clara, así como también que la sociedad patriarcal y las instituciones que normalizan su funcionamiento (los medios masivos de comunicación, por ejemplo) intentan silenciar a las mujeres que llevan adelante su rol políticamente activo comprometido con la realidad de quienes más sufren.

“Condenamos enérgicamente la bajeza de quienes hacen campaña de desacreditación de la Pdta del senado @EvaCopa_Bol, estas acciones misóginas, machistas y cobardes deben ser investigadas enjuiciados y sancionadas por acoso y violencia política. Buscan acallar su voz, no lo lograrán!”, escribió en su Twitter la diputada del MAS, Sonia Britto.

Ser mujer no es sinónimo de ser feminista ya que el feminismo supone una crítica y una deconstrucción de aquella hegemonía que se impone como la única verdad respecto a todos los actos sociales. Eva Copa pertenece a un proyecto político de país que quiere intervenir esa realidad en donde miles y miles de bolivianos y bolivianas sufren, en donde quieren enajenar los recursos naturales.

La sociedad patriarcal necesita de esa verdad absoluta e incuestionable que lo acompañe y sustente para que todo siga estando como está y que nadie se cuestione si es o no es injusto que las mujeres ganen en promedio un 23% menos que los hombres en todo el mundo.

Eva Copa se encuentra en aislamiento y tratamiento por contagio de Covid-19. Ha sido el blanco de incansables e injustificables ofensas a lo largo de estos meses, mismo tiempo que lleva Bolivia en falta con un proceso democrático justo y representativo en donde los ciudadanos y ciudadanas elijan por voto popular a su gobierno.

La bajeza de esta última agresión que recibió por redes sociales, desde el anonimato y metiéndose con lo más íntimo de su vida privada, tiene como objetivo principal desprestigiar y desvalorizar sus decisiones políticas.