David Choquehuanca: “La voz del pueblo tiene la última palabra”

27 de julio de 2020

El candidato a la vicepresidencia por el Movimiento al Socialismo (MAS-IPSP), David Choquehuanca Céspedes, criticó fuertemente la política educativa del gobierno transitorio. “Hay mucha improvisación”, dijo en relación al abandono del diálogo promovido por el oficialismo.

En un contexto en que los maestros mantienen huelgas de hambre y movilizaciones en reclamo de la anulación del Decreto Supremo 4260, Choquehuanca sostuvo que el actual ministro del área, Víctor Hugo Cárdenas, “no quiere escuchar”.

Los maestros y padres de familia aseguran que ese decreto es inconstitucional porque no garantiza el derecho a la educación de todos los estudiantes, ya que no contempla presupuesto para llevar adelante las modalidades educativas virtuales, siendo que “la educación es la primera responsabilidad financiera del Estado”, según la Constitución Política del Estado.

Cárdenas no se muestra muy dispuesto al intercambio de opiniones: “Para avanzar en este diálogo”, dijo el ministro, “insistimos nuevamente que debe estar implícito el reconocimiento público a este decreto supremo, eso permitirá avanzar en las negociaciones”.

A raíz de ese condicionamiento del oficialismo, el vicepresidenciable del MAS alertó: “Es bien importante escuchar a nuestro pueblo, tenemos que gobernar escuchando, dialogando; la voz del pueblo es quien tiene la última palabra”.

“Existen comunidades donde no llega el internet y los maestros dicen cómo vamos a enseñar si no tenemos tecnología”, precisó Choquehuanca.

“Se sienten superiores a nuestro pueblo que merece respeto y necesita ser escuchado”, dijo Choquehuanca en relación a los gestos despóticos del oficialismo. “Las autoridades tienen la obligación de hacer lo que el pueblo quiere que hagamos, las autoridades están al servicio del pueblo y no de unos cuantos”, sostuvo el candidato y ex canciller del gobierno de Evo Morales.

Choquehuanca lamentó también que exista “mucha improvisación” del ministro de Educación porque desconoce las verdaderas necesidades del magisterio nacional, principalmente del sector rural que no puede dar una educación virtual sin las condiciones necesarias.