Solidaridad a los bolivianos detenidos en la embajada de México

29 de junio de 2020

Al cumplirse siete meses del asedio a la residencia de la embajada de México en La Paz, donde siete ex autoridades gubernamentales permanecen asiladas y hostigadas por el gobierno transitorio de Jeanine Áñez, se realizó un llamamiento de intelectuales y juristas argentinos para que la comunidad internacional otorgue al caso la gravedad que merece.

En conferencia difundida en Facebook live, el miércoles 17 de junio, promovida por el Comité de Solidaridad con los Pueblos Latinoamericanos, el primero en tomar la palabra fue el ex miembro de la Corte Suprema de Justicia argentina Raúl Eugenio Zaffaroni, quien aseguró que “lo que se ha instalado en Bolivia merece calificarse como Estado de No Derecho, que se establece cuando no sólo se rompe el derecho convencional, sino que se afecta el derecho de gente, es decir, el patrimonio básico del derecho internacional de todos los tiempos”.

Zaffaroni subrayó que “el derecho de asilo no sólo está reconocido en la Convención Americana de Derechos Humanos, sino que está en la base consuetudinaria de todo el derecho internacional”.

En lo referente a las posibles acciones respecto de los asilados, el reconocido jurista agregó: “Creo que no solo incumbe a los órganos regionales sino a los universales, concretamente a las Naciones Unidas, tomar parte en este desastre. Entiendo que un hecho de estas características podría ser materia de juzgamiento ante los tribunales penales internacionales”.

Le siguió en el uso de la palabra el periodista, sociólogo y escritor argentino Atilio Borón, quien dijo que “pese a que tenemos en Latinoamérica una historia de dictaduras feroces, estamos en presencia de una dictadura que ha cometido atrocidades como pocas veces se ha visto, por su violencia, su racismo y fanatismo, con un odio contra el pueblo boliviano difícil de encontrar en la historia”.

Quedó demostrado, dijo Borón, que hubo una operación “en los estudios que se han hecho de los cómputos de las elecciones y ahí el señor Luis Almagro [secretario general de OEA] cumple un papel absolutamente infame y deshonesto, al proclamar que en esa elección hubo fraude a sabiendas de que estaba mintiendo”.

A su turno, la doctora en filosofía Isabel Rauber dijo que “dentro de las políticas de acoso” a los asilados “está la pretensión de ilegalización del MAS”, y agregó que “no es delito haber sido funcionario del gobierno de Evo Morales, delitos son los que se han cometido contra ellos y sus familiares, el incendio de sus viviendas, la amenaza a sus vidas”.

El secretario de Relaciones Institucionales de la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH), Eduardo Tavani, informó que los organismos de DDHH hicieron “una presentación formal el 10 de junio ante la CIDH con sustento en el artículo 25 del reglamento de la Comisión solicitando una medida cautelar en el caso de los siete ciudadanos bolivianos asilados en la embajada de Mexico”.

Y añadió: “Nuestra aspiración concreta es que se le de tratamiento y que la CIDH le de una urgente solución a nuestro reclamo. Este sistema interamericano debe intervenir”. A su turno, Gustavo Tissera, integrante de Familiares de Detenidos Desaparecidos de Córdoba, dijo que “reconocemos los límites de los países, pero también reconocemos que los DDHH son universales y, por lo tanto tenemos la autoridad moral y la obligación civil de denunciar estas violaciones”.

Cerró el coloquio Patricia Moldiz, hija de Hugo Moldiz Mercado, ex ministro de Gobierno de Evo Morales y uno de los asilados en la embajada: “Estos siete meses han significado momentos muy duros, porque han estado constantemente asediados a través de mecanismos de intimidación por drones y operativos policiales, pero también por la presencia de civiles en las inmediaciones de la embajada, quienes han manifestado públicamente su intención de no dejar en paz a las ex autoridades. Por eso es que quienes estamos libres debemos seguir pidiendo que se respeten los derechos internacionales y que no se viole el derecho de asilo”.

Lea también

7 meses de acoso a la embajada mexicana en Bolivia

El acoso a los asilados en la embajada de México